22 nov. 2016

"Sólo el motivo constituye el mérito de las acciones. El desinterés les da la perfección".
No estamos nada de acuerdo con el señor Jean de la Bruyere (1645-1696), pues grandes salvajadas ha cometido la humanidad arguyendo los mejores motivos. Tampoco podemos determinar el mérito en función del fin, únicamente.
¿Ha de haber un cierto equilibrio? ¿Cómo lo determinamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario