1 ago. 2016

Armando Massarenti: "El hombre justo puede alcanzar idealmente una dimensión que lo protege de los continuos ataques de aquellos acontecimientos fortuitos de los que está sembrada la vida. La verdadera felicidad y el bien verdadero están por encima de tales percances. Y la Filosofía –tal como vio el pobre Boecio, encarcelado injustamente– siempre está dispuesta a hacernos entender que no deberíamos lamentarnos por la pérdida de lo efímero y lo fugaz, sino por aquello que tiene que ver con la auténtica sabiduría, la cual nos sitúa en un plano más noble y elevado, por encima de todas las injusticias y de todas las desgracias inmerecidas que la suerte puede habernos reservado" («Instrucciones sobre cómo tomarse las cosas. Píldoras de filosofía mínima»; Madrid: Paidós, 2010 [2006], páginas 17-18).

No hay comentarios:

Publicar un comentario