1 ago. 2016

Tzvetan Todorov: "Es cierto que en el estado de naturaleza el hombre no hace el mal, pero tampoco hace el bien. Como no conoce a los demás hombres, ni siquiera sabe lo que significan estas ideas, y por eso no es del todo hombre. Por otra parte, la sociedad le abre el camino tanto al bien como al mal. No es concebible que el hombre sea definitivamente curado del mal que hay en él, porque en ese caso quedaría privado de su humanidad. Por lo tanto, no podemos reivindicar legítimamente a Rousseau cuando nos proponemos reformar la sociedad para convertir a todos los hombres en buenos y felices, como hicieron los revolucionarios una generación después (o más tarde). Ninguna sociedad, por perfecta que sea, podría suprimir la ambivalencia moral constitutiva de la vida común. No es culpa de una sociedad u otra que los hombres sean malos. Lo son porque son seres sociables, libres y morales. En otras palabras, porque son humanos" («Vivir solos juntos»; Barcelona: Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2011 [2009], páginas 128-129).).

No hay comentarios:

Publicar un comentario